Gallery

Descripción

Nacido en: Euskadi
Edad: 54
Hijos: 3
Estado civil: Viudo
Ocupación: Exmiembro de ETA.Técnico Industrial
Fecha del atentado: 19/12/1978
Lugar del atentado: Getxo
Culpables: Domingo Iturbe Abasolo, Isidro María Garalde, Miguel Angel Apalategui Ayerbe, José Luis Arrieta, José María Arruebarrena Esnaola, Jose Antonio Garmendia Artola, Jesús María Muñoa Galarraga
Arma: Pistola
Asesinado por: ETA

Descripción

José María Azaola Martínez, nacido en Bilbao, se había exiliado por primera vez a Francia huyendo del franquismo en 1947. Tres años más tarde regresó a Euskadi, pero en 1950 se volvió a exiliar. Permaneció en Francia hasta 1968, cuando regresó al País Vasco y se integró en ETA, hecho que le llevó a estar en la cárcel nueve meses por participar en el secreto del industrial Lorenzo Zabala en 1972.

Cuando salió de prisión, volvió a Francia y participó en un plan que podría haber cambiado el rumbo de la historia en 1974. Se trataba de la Operación Pesca, con la que ETA pretendía secuestrar a don Juan de Borbón aprovechando que solía atracar su yate Giralda en el puerto de Mónaco y pedir a cambio de su liberación la excarcelación de los presos de ETA. El grupo formado por once etarras entre los que se encontraban Txomin Iturbe, Isidro Garalde, Mamarru, José Luis Arrieta, Azkoiti, Juan José Rego Vidal y el propio Azaola lo tenían todo preparado, incluido el piso en Niza donde iban a recluirlo. Sin embargo, Azaola no estaba de acuerdo y por ello informó del plan de ETA al presidente del Gobierno vasco en el exilio y a la policía. El plan se frustró y ETA prometió venganza. Azaola se acogió a la ley de amnistía en 1977 y se instaló en Guecho, donde trabajaba como delineante.
El 19 de diciembre de 1978 miembros de ETA lo esperaron en un garaje y lo mataron a tiros. Un encapuchado apuntó con un arma a sus dos compañeros de trabajo y otro terrorista se dirigió a la víctima y efectuó tres disparos en su pecho que le dieron en el vientre y en el pecho. La banda terrorista dejó huérfanos a tres jóvenes que solo un mes antes habían perdido también a su madre.

Prensa