Gallery

Descripción

Nacido en: Castillo de Bayuela (Toledo)
Edad: 19
Hijos: 0
Estado civil: Soltero
Ocupación: Conserje
Fecha del atentado: 30/10/1978
Lugar del atentado: Madrid
Culpables: Pedro Bel-Fernández, Rafael Gómez-Álvarez y Ramiro Rodríguez-Borlado
Arma: Carta bomba

Descripción

A las 10.25 del 30 de octubre de 1978, una bomba explotaba en el diario EL PAÍS causando tres heridos, dos de ellos de gravedad -uno de ellos murió dos días más tarde- y otro de menor consideración. Un comando de terroristas de extrema derecha enviaron un paquete con el logotipo de la empresa IBM a la sede del periódico, en la madrileña calle de Miguel Yuste, lugar en el que sigue estando la redacción del diario.

Los conserjes Andrés Fraguas, de 19 años, y Carlos Barranco, de 18, y el jefe de servicios generales, Juan Antonio Sampedro, de 34, llevaban media hora en la cuarta planta del edificio, dedicada entonces a tareas administrativas, clasificando el correo procedente de la estafeta postal para repartirlo. En un momento dado, Barranco, se quedó solo realizando la tarea. Él fue quien sacó el paquete de la saca de Correos.

El paquete medía unos 10 por 15 centímetros y cuatro o cinco de grosor con el logotipo de la empresa IBM y estaba dirigido a Julián García Candau, redactor jefe de la mañana. El conserje Carlos Barranco quitó las cuerdas rojas y retiró el envoltorio amarillo. Se trataba de una caja de madera. En un lateral, a través de un pequeño orificio se veían unos cables. Dejó el paquete sobre la mesa y avisó a Juan Antonio Sampedro de sus sospechas.

Juan Antonio Sampedro, de pie, acostumbrado a falsas alarmas y amenazas comenzó a abrir la caja. Junto a él, sentado, Andrés Fraguas. Carlos Barranco, mitad en serio y mitad en broma, repitió lo que había hecho en otras ocasiones y dijo que por si acaso se metía debajo de la mesa. Se estaba agachando cuando la bomba estalló. La fuerte explosión arrancó a Sampedro la mano izquierda y parte de la derecha y le reventó el paquete intestinal. A Fraguas, le destrozó los pulmones (murió dos días después del atentado); Barranco, sufrió heridas en ambos ojos. Tanto Sampedro como Barranco sobrevivieron al atentado, pero no así Andrés Fraguas.

EL PAÍS salió al día siguiente. En su portada los trabajadores firmaban ‘El precio más alto’. En este texto se mostraba el espíritu de la Transición. Frente a los terroristas que alimentaban el miedo de la sociedad y trataban de impedir la consolidación de la democracia, la valentía de aquellos que defendían las libertades recobradas tras años de dictadura. A otro nivel, Francisco Umbral publicaba: “La muerte en casa, la muerte en el periódico, me deja hueco por dentro, como deja siempre la muerte”.

La Audiencia Nacional condenó a Pedro Bel-Fernández, Rafael Gómez-Álvarez y Ramiro Rodríguez-Borlado, a 30 años de cárcel como autores del atentado contra EL PAÍS. Estos mismos individuos fueron también responsables de algunos de los episodios más sangrientos de la extrema derecha, y sentenciados por estos hechos a 81, 103 y 80 años, respectivamente, aunque con el antiguo Código Penal, el máximo a cumplir era de 30.